Alimentos descompuestos contrastan con hambre en Panamá

El mercado de abastos de esta capital bota cada mes alrededor de 800 toneladas de alimentos descompuestos, informó hoy la prensa local, lo que contrasta con los 400 mil panameños que pasan hambre, según Naciones Unidas.

07 junio 2018 |


'Tenemos un promedio de 750 a 800 toneladas por mes de desechos orgánicos que se botan', declaró al canal local TVN, Francisco Pinto, administrador de la instalación subordinada a la Alcaldía de Panamá, la cual gestiona actualmente la mudanza a una nueva sede, cuya construcción se prolongó injustificadamente.

Desde la entrada en el desordenado, improvisado y antihigiénico mercado de abastos, se percibe el fuerte olor de productos del agro en descomposición, aunque es el centro de suministro al por mayor adonde acuden los restaurantes y familias capitalinas, en busca de frutas, granos, tubérculos y hortalizas, principalmente.

Cada mes se pierden miles de toneladas de productos agrícolas como el tomate, dijo el vendedor Héctor Vergara, mientras otros comerciantes entregan las mercancías dañadas a organizaciones benéficas, según Genitor Rivera, quien expende verduras.

El Banco de Alimentos, una organización humanitaria, rescató en el lugar más de tres mil toneladas de alimentos destinadas a la basura, confirmó uno de sus miembros, Antonio Midence.

En múltiples ocasiones, productores agropecuarios protestaron en diversas zonas del país por falta de mercado para sus cosechas, que no pocas veces sufrieron sensibles pérdidas por la competencia desleal con las importaciones respaldadas por Tratados de Libre Comercio, afirmaron los afectados.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el gobierno panameño y autoridades indígenas diseñaron una estrategia para fortalecer los sistemas productivos del país, trascendió en febrero pasado.

Según el representante de la FAO para América Latina y el Caribe, Julio Berdegué, más de 400 mil panameños padecen hambre a pesar del rápido crecimiento económico del país, mientras en los pueblos indígenas se concentran las mayores cifras de este flagelo y de la pobreza.

A esto se suma que alrededor del 19 por ciento de los niños menores de cinco años sufren de desnutrición crónica, cifra que en la etnia NgÃñbe Buglé asciende al 30 por ciento y en la Guna Yala a 55, enfatizó el funcionario, quien refirió que ante este panorama el presidente, Juan Carlos Varela, solicitó asistencia técnica al director general de la FAO.

Pese a que la economía panameña es hoy una de las más pujantes de la región, subsiste desigualdad y pobreza que afecta en particular a los pueblos originarios, afirmó en marzo pasado la economista Maribel Gordón.

Precisó que el modelo de crecimiento económico favorece a los grandes capitales, la concentración y acumulación de riquezas en pocas manos, regiones y actividades económicas, y resaltó que uno de cada cuatro panameños es pobre, situación que resulta más preocupante ente los jóvenes menores de 18 años, pensionados, áreas rurales e indígenas.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. panamaagro.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a panamaagro.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.